domingo, 16 de marzo de 2014

Pleito entre el Pucu Pucu y el Gallo

 I
Fuente dibujos: Luz Marina Chahuares 
PUCUS, pucus, pucus…
Cantaba el Pucupucu todas las madrugadas.
Tenía la misión de dar la bienvenida al nuevo día.
Rendir culto al padre universal, el Sol, a su salida era su deber.
Durante siglos, sus antepasados habían hecho lo mismo.
Su vida sencilla y sobria transcurría en el campo.
Buscaba sus alimentos entre los granos de la pradera.
Nadie había perturbado su tranquilidad e independencia campesina.
 
II
Una mañana le sorprendió escuchar una voz estridente:
 -¡Cocorocó! ¡Cocorocó! ¡Cocorocó!
 Era el extranjero, Werajocha, que le disputaba su derecho de anunciar la llegada del nuevo día.  
La mañana siguiente se repitió el canto del Qoqoruchi.
Ya era intolerable esta situación.

III
Pucupucu estaba en la obligación moral de hacer respetar la tradición de sus antepasados.
No podía permanecer indiferente por más tiempo.
Se decidió a buscar al usurpador de sus derechos.
Se encaminó enseguida en busca del Gallo.
Lo encontró y le expuso el objeto de su visita: 
-Mi misión es la de anunciar el amanecer de cada día.
Nadie tiene derecho a hacer lo que me toca.
Esa ha sido la costumbre de mis antepasados.
-Usted, señor Qoqoruchi, no debe cantar en las mañanas.
El gallo como única respuesta sacudió sus alas, alargó el cuello y lanzó un grito enérgico:
-¡Cocorocó!
La disputa fue acalorada.
Ninguno cedía su derecho al canto mañanero.
Al fin acordaron llevar su queja a conocimiento de las autoridades del pueblo más próximo.

IV
Pucupucu entonó la mañana siguiente su acostumbrado canto:
-Pucus, pucus, pucus…
Era el anuncio de que emprendía el viaje a la ciudad.
Iba a exponer su queja ante el Juez. Estaba seguro de obtener la justicia.
El Gallo, por su parte emprendió también el viaje, pero tuvo que hacerlo por tierra, caminando.
Llevaba provisiones suficientes para algunos días.
Confiaba ganar el pleito con su arrogancia y buen tono de caballero.
A la vera del camino le salió al encuentro un Ratón.
-Werajocha –le interrumpió- permítame pedirle un favor.
-Diga su demanda –repuso el Gallo.
-Tenga la bondad de favorecerme con un poco de alimento para mis hijos que sufren hambre…
-Siento mucho. No puedo acceder a su demanda. Voy a la ciudad a sostener un pleito y no sé si mis provisiones me alcanzarán.
Insistió suplicante el Ratón:
-Si usted tiene asuntos judiciales –le dijo- yo puedo ayudarle eficazmente. Tengo experiencia y estudios especiales al respecto.
Con su insistencia y zalamería, convenció al Gallo y obtuvo un poco de cancha, pero tuvo que acompañar al nuevo amigo que consiguió.
Se presentó una dificultad en el camino. Había un río difícil de atravesar. El Gallo se quedó perplejo ante este inconveniente.
Pero el Ratón le enseñó la manera de pasar el río.
Tomó unas pajas y yerbas, formando un bulto, lo empujó al río y se prendió. Pataleando consiguió ganar la orilla del frente, aunque tuvo que dejarse llevar un buen trecho.
El Gallo hizo lo mismo y pasó el río.
Con esta acción se ganó la confianza del Gallo.

V
El Gallo y el Ratón llegaron al pueblo cuando el Pucupucu ya descansaba y distraía el tiempo con un amigo que le daba consejos.
Media hora después, los recién llegados, Pucupucu y el Gallo, acompañado del Ratón, estaban ante el señor Juez.
-Señor Juez –expuso el Pucupucu- yo tengo el derecho de anunciar la llegada de cada nuevo día con el canto. Mis antepasados hicieron lo mismo desde tiempos inmemoriales. Ahora este señor Gallo, un extranjero recién llegado trata de usurparme mi derecho.
-Bien, presente su demanda por escrito –dijo el Juez.
El Gallo, por su parte expuso:
-Señor Juez, yo he adquirido el derecho de cantar al amanecer del nuevo día, por los esfuerzos personales de mis padres en la conquista de este país.
…Presente su alegato por escrito, volvió a decir el Juez.
Asintieron ambos y fueron a buscar quién les haga el recurso en el respectivo papel.

(Para seguir leyendo presione Más Información)

sábado, 15 de marzo de 2014

Pucu Pucu y el Gallo, fábula aymara.


Pucu Pucu y el Gallo: Satira de la Conquista ( Muñecos de Madera)
En la antología "El Cuento Puneño" (1955) José Portugal Catacora incluye “El pleito del Pucu Pucu y el Gallo” escrito por el pionero de la educación indigenista  Julián Palacios Ríos (1887-1976) en base a la fábula de la tradición oral aymara que le contó Ciriaco Huanca, viejo lider de la comunidad de Umuchi, del distrito de Moho, Puno. 

El texto se publicó por primera vez en 1950 en la revista "Folklore" [1] y luego en "El Cuento Puneño"; desde entonces  ha sido incluido en diversas antologías [2], siendo además motivo de numerosas versiones y de obras de teatro que, aunque no siempre siguen cabalmente la historia de Julian Palacios, evidencian su primigenia autoría.  

El cuento narra la disputa entre el Gallo extranjero y el Pucu Pucu nativo por ser quien  despierte cada día con su canto a la gente. Noble tarea que por siglos cumplió el Pucu Pucu, quien para evitar ser desplazado por el Gallo viaja a la ciudad para acudir a los tribunales. Allí entran en acción un ratón tinterillo y un desaprensivo Juez.   

Se ha dicho que el texto constituye una metáfora de la conquista española, pero es sobre todo una denuncia de los métodos abusivos usados para arrebatar sus tierras a los campesinos. Recordemos que en las primeras décadas del siglo XX las haciendas en el altiplano se expandieron a costa de las comunidades y ayllus haciendo uso de la violencia y de leguleyadas judiciales que confirmaban el despojo.

Hay también otros temas implícitos en el cuento, como la discriminación del Pucu Pucu por el Juez por sus costumbres de canto. En fin, su texto puede tener varias y valiosas lecturas, que lo han hecho útil también como material educativo [3].

A pesar de contar una anécdota local, el cuento alcanza una dimensión universal al tocar temas como el desarraigo,  la impotencia frente al abuso y el anhelo de justicia, explícitos sobre todo al final de la narración.   
    
El Pucu Pucu (Thinocorus orbignyanus) es un ave que habita las alturas, entre los 2,700 y 4,000 m.s.n.m. en el Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Su nombre proviene del sonido que suelen hacer en los amaneceres. Mide unos 20 centímetros de largo y no puede volar.

A diferencia del gallo que canta a horas exactas y sólo en la madrugada, el Pucu Pucu canta continuamente durante el día y empezando muy temprano, antes que cante el gallo.

Los invitamos a leer este hermoso cuento que ha trascendido en el tiempo y que en muchos sentidos también nos habla con elocuencia sobre el presente.

El Pleito del Pucu Pucu y el Gallo

Notas:
[1] Revista Folklore Volúmen II. N° 23-24. 1950. "El pleito entre el pucu pucu y el gallo". Al final del cuento, Julian Palacios anota: "Así me lo refirió mi alumno de 60 años, Don Ciriaco Huanca, lider aymara del ayllu de Umuchi, distrito Moho, Provincia de Huancané".  El maestro Palacios trabajó en diversas ocasiones en Moho, siendo probable que la historia la haya recogido cuando fue Director de la Brigada de Culturización Indígena en Puno a fines de los años treinta. 
[2] Además de en "El Cuento Puneño" (1955), la historia figura en "20 Poemas Peruanos; 20 Cuentos Peruanos" de Víctor Soracel (1980),  "Literatura y Cultura Aimara " (2002) de José Luis Ayala, "El Cuento Kepe" (1976) de Julio Samuel Miranda y en otros textos. Además existen varias versiones en páginas de internet. 
[3] El cuento ha sido utilizado en algunos casos como texto de clases de  historia y comprensión lectora  para niños. Personalmente, he utilizado este cuento en talleres de manejo constructivo de conflictos y diálogo intercultural con adultos. 


domingo, 9 de marzo de 2014